miércoles, 29 de noviembre de 2017

POEMA A LOS NÚMEROS PRIMOS


(c) Luz, foto hecha en la exposición: Todas las variaciones son válidas, incluida esta,  de Esther Ferrer que hay en el Palacio de Velázquez del Parque del Retiro en Madrid.


Uno,  dos, tres, cinco, siete,
once,  trece, diecisiete
diecinueve, veintitrés,
veintinueve......¿ no los ves?

 A partir de aquí, 
no  concluyen en cifra par, 
y ni en cero, ni en cinco,
lo harán.

Les gusta finalizar en uno:
cuarenta y uno, sesenta y uno 
y también setenta y uno.

Y se inclinan por  acabar en tres:
cuarenta y tres,cincuenta y tres, 
setenta y tres y  ochenta y tres.

No olvidarán el siete:
treinta y siete,  cuarenta y siete
sesenta y siete,y el  casi último, 
noventa y siete.
 
En  su camino  a los cien
les da por  concluir en nueve
como lo hace el  cincuenta y nueve,
setenta y nueve y  ochenta y nueve.
 
Este poema se acaba 
pero nunca los números primos
porque ellos, que no son hermanos,
presumen de ser infinitos.

Luz del Olmo




2 comentarios:

Abejita de la Vega dijo...

Son muy suyos, sólo con ellos mismos o con la unidad. No se van por ahí con cualquiera.
Besos, Luz.

Ele Bergón dijo...

Ja,ja,ja, Muy bueno Mª Ángeles, son unos individualistas totales, no se casan con nadie.

Besos