jueves, 27 de diciembre de 2007

ARCO IRIS


Siempre quise llegar al lugar de donde nace el arco iris. Dicen que donde nace hay un caldero lleno de oro. La pasada Noche buena lo tuve bien cerca, pero tenía que ir a hacer la compra.
( La foto y el texto lo traigo del blog " La arañita campeña")



A veces en el espacio


cuando deja de llover,


flores que tienen agua


si las miras puedes ver.





Siete colores en arco


entre nubes aparecen,


el sol refleja la luz


que las gotas de agua tienen.





Decían los hombres viejos


si llovía todo el mes,


que si el arco iris nacía


dejaría de llover.





Si esto es cierto


o sólo un cuento,


yo, la verdad, no lo sé,


pero si me pongo alegre,


si colores puedo ver.

Luz del Olmo



domingo, 16 de diciembre de 2007

LA VIEJA IGUAZÚ

Con

Un piececito adelante.
Y el otro.
Y el bastón.

Llega hasta mi casa, después de un pequeño recorrido por estos espacios de Internet, LA VIEJA IGUAZÚ, que tiene nombre de catarata, porque es ella misma una cascada de palabras que cuenta cuentos convertidos en poemas, llenos de música y ritmo en el paso de las hojas; al ogro, a palomas, gatos, perros


¿Y a los niños?
¿Y al barrendero?
¿Y a mí?

……….

A
los niños,
pan con cuentos.

A los ogros,
pan y azúcar,
que les endulce el carácter..
¡Ah,
y talco para los pies!


Y así el narrador, que conoce muy bien a la Vieja Iguazú, nos va contando su vida

La vieja Iguazú tiene
fotos, cuadros, un canario,
una supermecedora,
artritis en una mano,
artrosis en la otra mano
y un bastón,
cuatro sillas y u sillón,
un chocolate muy malo,
muchos trastos de latón,
un tapetito marrón
y ocho mil tapetes blancos
(guardados en un cajón)

A veces la viejecita sale al balcón pero hoy

Hoy la vieja está en la plaza,
ha abierto el “Infinito”
y ha tocado “descoser”.
La vieja Iguazú cose un cuento,
lo descose
y lo vuelve a recoser,
y el cerco de los niños..
mudo,
con los ojos bien abiertos.

Y al barrendero, Miguel………
………………

El escritor de la Vieja Iguazú, como el agua, que siempre es igual y distinta, va encadenando poemas que son cuentos que cuentan muchas historias y que escuchan embelesados el alcalde, la vendedora , la doctora, la pandera y


¡Anda!, ¿y Juanilla?

Ha encontrado el bisturí
se ha casado con Miguel
(aunque no hubiera rosquillas).
ha entrado en el Ayuntamiento,
trepa por la escalerilla
y remonta en la veleta
a zamparse una tortilla.
¡No queda sitio en la plaza,
que la historia era muy larga!

Cómo todos los cuentos, éste también tiene un final.
……..

Y al abrir el “infinito”
toca la palabra “adiós”.

No estemos tristes, siempre que termina una historia comienza otra
…..

Ha salido “catarata”
y empieza a contar un cuento:

“Un piececito y el otro,
…………………………

El autor de este libro circular que lleva dentro muchas lecturas, es “Darabuc” (Gonzalo García ) ganador del segundo certamen de poesía infantil “Luna del aire” . Murciano, licenciado en Literatura Comparada, trabaja como traductor . Le apasiona la percusión árabe ( como la darbuca, de la que toma su nombre) y la centroafricana, así como el teatro de títeres. Dirige Can Titella. Es un gran difusor y conocedor de la Literatura Infantil y Juvenil.


Las ilustraciones corresponden a Ana Cuevas,natural del Albacete, y diseñadora gráfica.


Luz del Olmo




jueves, 6 de diciembre de 2007

LA ABUELA


Gafas redondas

tiene la buela,

gafas redondas

y no va a la escuela.







El pelo blanco,


siempre soñando,


camina despacio


y habla muy bajo.





Cuida las flores,


sonríe a los niños,


le gusta el dulce


y hace ganchillo.






Sale a la calle


cuando hace sol,


y habla en el parque


con un señor.





Luz del Olmo





( Hoy era el cumpleaños de mi madre. Este poema lo tengo un especial cariño y por eso está publicado en casi todos mis libros. Mi madre era ya mayor cuando yo nací por eso ha sido para mi además de mi madre, un poco la abuela que nunca tuve. No siempre me llevaba bien con ella, pero hoy me he acordado de una forma especial y le he llavado a su tumba unas flores amarillas que a ellas le gustaban)

sábado, 1 de diciembre de 2007

PATRICIA

Camino de la playa
de la Lanzada;
Patricia llora
desconsolada.
Perdió a su perro
una mañana;
en el paseo
de arena blanca.
Miró en las rocas,
buscó en las flores,
subió a las ramas,
habló a señores.
Nadie lo vio
esa mañana

tan llena de agua.

(Siempre que recito esta poesía, les cuento a los niños que yo quería que Patricia encontrase al perro, pero el poema no me dejó. A veces ocurre esto. Está dedicado a todas las Patricias que me lean)


Luz del Olmo

domingo, 25 de noviembre de 2007

DOS RASCACIELOS

Alicia antes de entrar, mira hacia arriba e intenta buscar el cielo.

Abre la boca un ascensor. Hombres, mujeres, niñas y niños andan, con zapatillas Nike por una moqueta verde. No hablan , no ríen, sólo tienen prisa por llegar.

Puede subir de piso en piso, pero como todos, lo hace de diez en diez.

Es tan grande que tarda días y noches en ver:

Que no hay hierba ni mosquitos, telarañas o primavera . No hay ojos de gato, ladridos de perro, manchas en los manteles ni ruidos de codorniz. No hay cerezas en los árboles ni rosas amarillas. Pero si encuentra: ceniceros, bombones, muñecos que hablan, estatuas y estatuillas, tazas de porcelana, mucho hierro y aluminio, mermelada envasada, papel y plástico en todos lados, pantallas de ordenadores , batas y chaquetas blancas, bombillas y fluorescentes, innumerables botones , armarios llenos de abrigos y algunas pieles de animales muertos.

No hace frío ni calor y no se oye la lluvia ni el rugir del viento , ni el bee de la ovejas, ni el cric del grillo , ni el muu de a vaca, ni el pío del pájaro , ni el cric rac de las ratas, pero se oyen los buf del cansancio, el plaf del objeto que se rompe, el clic de las mÁquina , el mic de un juguete mecánico y el ring de los teléfonos, el mm por ver un pastel, el clin-clan de cucharillas y el abrir y cerrar de puertas.

No puede escuchar el SSSSS del aire o el silencio; está interrumpido por diferentes palabras en distintas lenguas y el rumor de la hojas del periódico.

Huele a desodorante y humo de tabaco. No hay perfume de glicinas ni árbol del paraíso. Imposible tocar la nieve o mirar el otoño.

Busca la luna y cuando llega al piso 176 se siente "Asesinada por el cielo". Sólo tras el grueso cristal de la cárcel donde se metió, divisa fuego en una Isla que tiene una estatua a la que llaman Libertad.

Como no puede tocar el atardecer, mira hacia el suelo y
encuentra: casa y coches tan pequeños que ella es gigante metida en otro gigante. Las luces forman ríos interminables y entonces se siente feliz porque imagina desde arriba, una ciudad de juguete.

Aunque quiere no puede salir por otro lado que no sea la puerta de la calle. Sigue el camino de todos y espera que el cristal se abra al contacto con el pie para pisar la ciudad que pudo ver cuando aún estaba muy cerca de las nubes.





Cuando metí la mano en el bolsillo era ya muy entrada la noche. Tardé‚ mucho más tiempo de lo habitual en hacer los rascacielos, pequeños. Al llegar hasta mis amigas, ellas, estaban cansadas de jugar a la comba.Luz del Olmo








sábado, 24 de noviembre de 2007

GRACIAS A TODOS LOS VISITANTES A ESTE BLOG.

Desde que el 11 de septiembre, puse el contador en este blog, ya he recibido más de mil visitas. Por eso os quiero dar las gracias a todos los que os acercais hasta aquí. Sé que muchos venis de México, otros de Argentina, Perú, Colombia, Chile, Brasil, Guatemala y algún estado más de Sudamerica. También veo acercarse a los de de Estados Unidos o Canadá. Son menos los que vienen de Europa. De vez en cuando noto la presencia de Francia, Noruega, Holanda, Dinamárca o Alemania. Por supuesto lo frecuentan los españoles, en especial mis amigas y amigos. Vuestras visitas y comentarios me me animan a seguir escribiendo.

Un abrazo muy especial para todos vosotros blogeros que llegais a esta "Música para la luna".

sábado, 17 de noviembre de 2007

EL PERRO Y EL POZO

(Me dice la dueña de Curry, que el perro no ha visto un pozo en su vida. Creo que ya es hora de que lo lleve y observe su reacción al ver reflejadas en el agua las estrellas)

EL PERRO Y EL POZO

Hay un perro que refleja
una, dos y tres estrellas.

Hay un perro que ha mirado
el extraño resplandor.

Están quietas las estrellas
en el agua que ahora es negra.

Con el perro y sus ladridos
las estrellas se han movido.

Inocente piensa el can
que por fin las va a alcanzar.

Nunca podrá comprender:

Que en el pozo se refleja
una, dos y tres estrellas.

Luz del Olmo

domingo, 11 de noviembre de 2007

EL JOCKEY PERDIDO

René Magritte

EL JOCKEY PERDIDO


Yo tenía un caballo, un caballo negro y me gustaba mucho montar en él.

-¿Cómo se llamaba?

-Pensamiento.

-¿Dónde está ahora?

-Un día, como todos los días, salí a pasear con él. Pensamiento y yo nos poníamos muy contentos cuando andabamos y trotabamos por la alameda de los chopos que hay a la orilla del río. Saludábamos al sol, cuando era de día y saludábamos a la luna, cuando era de noche. Luego volvíamos a casa y los dos dormíamos muy bien y sin pesadillas. Él en su cuadra y yo en mi cama.

Pero ese día.

-¿Qué pasó ese día?

Yo pensaba ese día que Pensamiento tenía que correr a gran velocidad. Le di con mi fusta y empezó a galopar y galopar tanto y tanto que nos quedamos perdidos.

-¿Dónde?

-No lo sé. ¿No te digo que nos perdimos?

Llegamos a un lugar donde los árboles no tenían hojas porque parecían las venas de nuestro cuerpo y el suelo era de cristal. Empecé a tener miedo, mucho miedo y Pensamiento, aunque lo disimulaba, también.

El caballo patinaba por aquel suelo y yo creía que nos íbamos a caer. Hacía cada vez más y más frío. El caballo corría y corría y entonces pensé que ya no volvería a ver ni a papá, ni a mamá, ni a mis amigos, ni a mi profesora. Estaba muy asustado. De pronto me acordé de mamá y lo que me había dicho unos días antes:

-Cuando tengas miedo, tienes que ser valiente. Coges este lápiz y esta libreta y empiezas a dibujar.

Así lo hice y comencé a dibujar los árboles sin hojas que parecen las venas de nuestro cuerpo, dibujé el caballo corriendo, corriendo y me dibujé a mi montado en él. Entonces Pensamiento dejó poco a poco de correr y el miedo desapareció.

-¿Y el caballo?

-El caballo también desapareció.

-¿Dónde está ahora?

-Ya te he dicho que no lo sé. Bueno si lo sé. Míralo está en este cuadro que hace mucho tiempo pintó René Magritte.

-¿Y ese quién es?

-Un pintor de Bélgica. Un país que está algo lejos pero no mucho.

Luz del Olmo




sábado, 10 de noviembre de 2007

UN GATO CASI DORMIDO

UN GATO CASI DORMIDO

¡Cómo arde y chisporretea
la lumbre en la chimenea!
Encinas consume el fuego
un gato las mira quieto.

Es de noche y hace frío,
el minino entre cenizas
se está quedando dormido.

Intentó durante el día
cazar dos o tres ratones
y tan sólo consiguió
unos cuantos coscorrones.

Cierra sus ojos cansados
y las llamas lo iluminan
soñará que está cazando
en la casa y la cocina.

Luz del Olmo

domingo, 4 de noviembre de 2007

INUNDACIONES EN MEXICO

Desde aquí un abrazo cariñoso a todas las personas mexicanas y en especial a las que sé visitan este blog y que en estos días lo están pasando mal a causa de las fuertes lluvias que asolan su país. Les deseo una pronta recuperación de la normalidad.

sábado, 3 de noviembre de 2007

ES NOVIEMBRE

Luz
Es noviembre
no hace frío
el sol brilla
mira al río.
Es noviembre
no hace frío;
varias hojas
van al mar. 
Río verde
llévalas, llévalas
río verde
sin hablar.
Es noviembre
no hace frío
Aranjuez
es amarillo.
No estoy triste
no hace frío
brilla el sol
y ríen niños. 
Luz del Olmo

jueves, 1 de noviembre de 2007



BIBLIOTECA ABIERTA

El pasado viernes 26 de octubre, dentro del programa Biblioteca Abierta que tiene la Junta de Castilla La Mancha, estuve en la Biblioteca Municipal de Miguelturra, un pueblo muy cerca de Ciudad Real.

Las niñas y los niños de los cursos 5º B y 5º A del Colegio Benítez Pérez Galdós, vinieron puntuales a las once y doce de la mañana. Asistieron con sus profesores, el director del centro y la jefa de estudios. Algo que agradecí, pues me pareció un buen detalle de su parte.

Una vez hechas las presentaciones, les conté un poco el porqué me gusta leer y escribir y les fui presentado de una forma rápida mis libros: “ Poemas que juegan y vuelan”, “Si miras por la ventana”, “Juegos de Luz”, “Otra música para la luna” y dejé para el final al protagonista de esta ocasión: “ Haikus para niños . Los cuatro elementos.”

Ellos y ellas me hicieron las preguntas pertinentes:

-¿Qué es un haiku?

-¿Quién lo inventó?

-¿Por qué escribes haikus?

Después de una pequeña explicación y de hablarles de Matsou Bashô (1644-1694), les recité uno de sus haikus más famoso:
Un viejo estanque.
Se zambulle una rana
Ruido de agua
.

Yo a mi vez le pregunté por los cuatro elementos. Algunos lo habían olvidado, pero sus compañeros lo se lo recordanban: agua, aire, fuego y tierra.

Finalizada esta pequeña introducción, le solicité a Juan Ramón, el amable bibliotecario, que me ayudase poniendo en el ordenador un CD donde se oye la música de violín que María García, una niña de diez años, ha interpretado para estos cuatros elementos y que lo hace maravillosamente. Las piezas duran entre 1 y 2 minutos y son de grandes autores de música clásica como Vivaldi, Juan Sebastián Bach y Beethoven o mi preferida la canción popular inglesa Greensleeves.

Los niños y niñas escucharon atentamente estas pequeñas piezas y a continuación les leí los haikus que tengo escritos para el agua y su correspondencia con la primavera. Después, ellos recordaron algunos de los haikus y yo les fui entregando una hoja donde está escrita esta pequeña estrofa japonesa. Así fuimos recorriendo, el aire y el verano, el fuego y el otoño y por último la tierra y el invierno. Al finalizar todos tenían uno o dos haikus que después pintaron con gran imaginación.

Por último creamos entre todos un haiku y algunas niñas y niños escribieron también el suyo propio.

Una muestra de todo esto quiero dejarla aquí.

Se fue el verano
y el otoño llegó
Llanto hojas.

5º A

Las nubes negras
vuelan alto en el aire .
Piensan en lluvia.

5º B

El pez llora
y un gran lago forma.
Grito de olas
Manuel

Había silencio
y se rompió la calma
¿se arreglará?

Mirian

Sale el sol
la gente contenta.
¡Baja la marea!

Vicente

El fuego rojo
que abraza a los bosques
y quema flores.
Jesús.



La mañana de este otoño algo frío fue realmente cálida y llena de poesía, acompañada de música y pintura. A todos quiero daros las gracias por lo bien que lo pasé allí.

Besos de Luz






PREMIOS MARÍA MOLINER DE ANIMACIÓN A LA LECTURA

Luz
Visito con frecuencia el blog de darabuc, literatura infantil y juvenil. Es un blog muy interesante y que desde estas páginas os recomiendo. Cuando venga mi hijo por aquí, le pediré que me ponga un enlace, ya que es él el encargado de estas aventuras técnicas, pues yo aún no lo he aprendido y además me entra pereza el detenerme en esta parte de la técnica.

Hoy quiero dejaros este escrito que copio de darabuc porque me parece interesante.

PREMIOS MARÍA MOLINER DE ANIMACIÓN DE LA LECTURA 20007

He recibido esta nota como suscritor del boletín de la Fundación Germán Sánchez Ruipérez y me parece oportuno reproducirla, porque las bibliotecas son espacios clave de la sociedad moderna: por su difusión de libros de calidad más allá de su periodo como novedades; por su apertura a muchas variedades artísticas, como el cine y la música; por su carácter gratuito y, por tanto de igualdad; por su atención a las necesidades, gustos y voluntad de los lectores; por el fomento de la lectura en general y, en especial, en las salas de infantil; y, en muchas zonas rurales, por ser el punto central del acceso a la sociedad de la información. Mucha negrita en tan poco espacio, ¡y luego hay que ver lo que pueden escatimarles algunos presupuestos! Así que muchas felicidades a todos los que han participado en la convocatoria, también a los no premiados.


Se han concedido los premios María Moliner de animación a la lectura 2007, convocados por el Ministerio de Cultura, en colaboración con la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) y la Fundación Coca-Cola.


El Premio en la modalidad de Animación a la Lectura ha correspondido a la Biblioteca Pública Municipal de Villena (Alicante), por Leer antes de nacer.
El Premio a la mejor Labor Bibliotecaria ha recaído en la Biblioteca Pública Municipal de Pravia (Asturias), con el proyecto Biblioteca… a, ante, con, desde, para, por, según, tras los ciudadanos.
El Premio al mejor Proyecto de Integración Social ha sido para la Biblioteca Pública Municipal de Sartaguda (Navarra), por Dinamización a la lectura en Sartaguda: primer trimestre de 2007.
Además, se ha destacado con una mención especial el proyecto presentado por las Bibliotecas Públicas Municipales de Oleiros (A Coruña), en la categoría de Animación a la Lectura, así como el proyecto de la Biblioteca Pública Municipal de Igualada (Barcelona), en la categoría de Integración Social y, por último, los proyectos de la Biblioteca Pública Municipal de Tui (Pontevedra) y la Biblioteca Pública Municipal de los Santos de Maimona (Badajoz), en la categoría de Labor Bibliotecaria.



Volvemos a hablar de Villena en esta nota: un recordatorio sobre la exposición Animales en su tinta. Y no quiero olvidar, en ningún caso, a María Moliner, bibliotecaria y autora del que, sin duda, es el mejor diccionario del español moderno. El enlace lleva a un especial muy completo del CVC.
Hay una cuestión que me ha llamado la atención y no me sé responder, de modo que la dejo aquí, como incógnita personal: son varias las bibliotecas que aquí aparecen que
tienen La vieja Iguazú por decisión propia (no porque yo se la haya enviado), pese a ser un libro de circulación reducida (pertenece a una editorial universitaria y la poesía infantil apenas aparece en las librerías). ¿Qué significa? Supongo que, mucho más allá del premio, son de las muchas bibliotecas que buscan, seleccionan, espigan. Yo, desde luego, les doy las gracias por ese trabajo anónimo y voluntarioso, y lo hago como autor; pero ante todo, como lector, cuando paso por alguna biblioteca de un pueblo de dos mil habitantes y veo sobresalir entre las novedades, por poner un solo ejemplo de los muchos posibles, dos libros de Media Vaca.


jueves, 25 de octubre de 2007

TENGO DOS ZAPATOS

Luz
Tengo dos zapatos,
dos zapatos viejos,
son los dos iguales,
parecen gemelos.

Están muy cansados
de andar desgastados,
de casa al colegio.

No puedo con ellos
jugar en la bici,
correr por el campo
o pisar los charcos.

Tendré que tirarlos,
comprame otros nuevos
y seguir andando,
de casa al colegio

Luz del Olmo

domingo, 21 de octubre de 2007

LAS UNIDADES QUE LLEGARON A SER DECENAS.

(Me llama mi amiga Mª Ángeles que da clase en primero de primaria y me dice que si le puedo inventar un poema para que los niños aprendan las unidades y las decenas. Intento el poema pero siento que no quiero salir. Pienso en un cuento y esto es lo que se me ha ocurrido.
Ya sabes Mª Ángeles que puedes hacer lo que quieras con el texto. No sé si te servirá de algo o no, pero ahí lo tienes)

LAS UNIDADES QUE LLEGARON A SER DECENAS.

En un lugar muy frío de cuyo nombre no puedo acordarme, vivían los números que ya vosotros conocéis: 0, 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8 y 9. Ellos caminaban solos y estaban contentos porque todos tenían su nombre. Pero un día el 1 se puso a llorar:
-¿Por qué lloras? - Le preguntaron el resto de los números.
-Porque tenemos nombre, pero nos falta el apellido.

-Es verdad- dijeron todos a la vez.- Nos falta el apellido, nos falta el apellido.

Los números mientras caminaban solos por aquellos lugares tan fríos, pensaban y pensaban. Hasta que de pronto, el número uno dijo:

-Ya no estoy triste, ya tengo apellido, me llamaré “una unidad”.
Entonces el 0 dijo:

-Qué bien yo también me llamaré ”cero unidades”

Entonces saltó el 2 y yo “ dos unidades” y así siguió el tres unidades, cuatro unidades, cinco unidades, seis unidades, siete unidades, ocho unidades y nueve unidades. Se dieron cuenta que todos eran de la misma familia y que todos tenían que tener el mismo apellido.

Pasó un tiempo y aquellos números que eran unidades se sentían muy bien en aquel país del frío de cuyo nombre no puedo acordarme. Hasta que otro día, a la una unidad ( que era el número 1) se le ocurrió que si se juntaba con el “cero unidades” para jugar y caminar juntos, podían formar otro número que ya sabéis se llamó 10 y como le gustó, pasado un tiempo, se unió con otro 1 que por allí circulaba solo, para formar el 11, después lo hizo con el 2 y formó el 12 y más tarde formaron el 13, el 14, el 15, el 16, el 17, el 18 , el 19 y descubrieron que era muy divertido hacer las cosas de dos en dos.

Pero como siempre le pasabe al número 1, un día se puso triste y dijo que el 10 no tenía apellido.

Así, una vez más, el resto de los números tuvieron que pensar y pensar, hasta que al mismo 10 se dio cuenta y llamó a los otros:

- Ya lo tengo. Si yo me llamo diez y soy diez cosas, me llamaré “decena”

-Bien-dijeron los otros, pero entonces ¿Nos quitamos el apellido unidades cuando estemos juntos?

-Noooooo-Dijo el 10- No . Yo por ejemplo, seré una decena y 0 unidades

-Y yo? -dijo el número 11- ¿Cómo me llamaré yo entonces?

-Muy fácil- explicó el número 10- tu serás una decena y una unidad

- Y ¿Yo?- dijo el 12 que sabía que siempre iba detrás del 11

- Tú serás una decena y dos unidades

- Ya sé -dijo el 13- entonces yo seré una decena y tres unidades

-Es muy fácil- dijo el 14- yo una decena y cuatro unidades

-Sí, sí,-dijo el quince- siempre que esté el uno va a ser una decena porque hay diez cosas juntas y luego, cinco, seis, siete, ocho o nueve unidades.

-Bien bien gritaron ya todos porque lo habían entendido

Y desde entonces en aquel país del frío hizo más calor, porque la profesora Mª Ángeles, había explicado a unos niños que vivían en otro lugar donde a veces también hacía frío, esta historia de cómo las unidades se hicieron decenas.

Luz del Olmo


sábado, 20 de octubre de 2007

LA CASA DE LA RISA

LA CASA DE LA RISA

Alicia la llama así porque en ella viven los pirrigollos.

Son seres muy pequeñitos que no saben andar, entre otras cosas porque no tienen pies. Su forma es cuadrada y en lo único que se nos parecen, es en la boca , pero sin dientes. Son muy graciosos, porque se ríen y cuentan chistes.

No ven nada, se orientan por unos bigotes que les salen por encima de la cabeza, por llamarla de alguna forma; pues su cuerpo es todo igual, sin apartados.

Alicia tardó mucho tiempo en encontrarlos. Viven entre las cajas.

No siempre les hace caso.

Si está aburrida: pasea por los pasillos. Sube y baja las escaleras. Mira por las ventanas. Abre un cajón. Rebusca en los armarios. Se sienta un rato en los sillones. Hace bolas de papel. Se contempla en los espejos. Observa una fotografía. Da saltos, e intenta desempolvarlo todo.

De pronto la lleva el aburrimiento hasta el garaje. Hay cajas cuadradas de distintos tamaños, les da un puntapié‚ y surgen de ellas los pirrigollos, que ríen , se hacen cosquillas, se encogen , se alargan, se estiran .Unos son grandes, deben ser los padres, otros más pequeños, deben ser los hijos y otros muy enanitos que serán los recién nacidos.

Alicia los mira. No le hacen gracia sus chistes tontos, hasta que un pequeñín abre tanto la boca para intentar reír, que se atraganta. Alicia entra en su juego y va dejando la indiferencia. Les hace burla. Sonríe, más tarde ríe, ríe, ríe tanto que toda la casa es una carcajada. Hasta sus ojos ríen dejando nacer las lágrimas .

Los pirrigollos se ríen más al verla a ella y cuentan chistes de: borrachos, camareros, extranjeros, negros , blancos , de aviones, coches y pirrigollos , que son los que más les gustan.

Todos los pueblos, ciudades y países, que son las cajas del garaje, se ríen y ríen y Alicia tiene que irse hacia el jardín, pues si sigue así, puede morir de un ataque de risa.

Con la risa en la boca, abre la puerta. Sale a la calle.









Tanta era mi risa que era incapaz de apretar el botón para hacer la casa pequeña. Cuando saltaba a la comba me seguía riendo. Mis amigas no comprendían el porqué.






lunes, 15 de octubre de 2007


EL SOL

El sol nace,
el sol muere,
todos los días
de siete a nueve.

Si lo espero
no viene
porque llueve.

Si le digo:

"Amarillo
redondón,
vete fuera
del salón".

No hace caso
y me tengo
que ir yo.

Es el sol,
como un niño
juguetón.

Luz del Olmo

domingo, 7 de octubre de 2007

LA ARAÑA


LA ARAÑA


Teje arriba, teje abajo

teje líneas sin descanso.


Está labrando una tela

en un lugar del espacio,

parecen hilos de seda

con un brocado muy blanco.


Teje arriba, teje abajo

teje líneas sin descanso.


(Este poema está dedicado a todos los componentes del blog "La arañita campeña". Espero os guste )

jueves, 4 de octubre de 2007

LA LLUVIA

novalis.blogia.com


LA LUVIA


Que quiero que llueva

que tengo un paraguas

y dos botas de agua.


Qué llueva muy fuerte

que riegue los campos

que quiero pisar

y meterme en los charcos.


Que quiero que vengan

las nubes muy negras.


Que quiero que el río

no quede vacío.



Que quiero las vacas

ya puedan comer




Que quiero la hierba


ya vuelva a crecer.





Que quiero que todo


se vista de verde.





¡Qué quiero que llueva


qué llueva muy fuerte!


Luz del Olmo







(Estos días ha llovido mucho por España y no siempre con buenos resultados. A veces se pasa temporadas en que la lluvia no aparece, este poema lo escribí en una de esas épocas)

viernes, 28 de septiembre de 2007

LA ISLA

Luz
UNA CASA MOJADA


Alicia se siente como dentro de un mapa e imagina que su casa es un barco. De lejos, tres sirenitas llaman a Ulises que se apoya en el quicio de la puerta.

Echa un vistazo a la calle y ve cómo el gato de ojos verdes que no sonríe, huye despavorido. Sin hacer caso al gato con miedo al agua, pone rumbo Sur Sureste para llegar a las Costas del
Oriente. Atraca en puerto y los ojos de una mujer la miran a través del velo. Huele a pescado y rosas. Olas tranquilas la deslizan hacia otros mares.

Un gran río que desemboca en el mar la conduce bajo el puente. A uno y otro lado existe una ciudad de casas y piedras viejas. Dos hirriantes tranvías suben hasta el castillo.

Sin darse cuenta ha llegado al centro del Océano:

Cercada por las olas, busca el interruptor de la luz. Algunas gotas de agua salpican la casa barco.

Las botellas se mueven. Una estatua de madera y un jarrón de flores chinas, se han escondido en la casa de muñecas. El oso de peluche se acurruca detrás de una carpeta invisible.

Hay tormenta y el barco casa se balancea sin rumbo fijo. A Alicia le falta el aire, casi no puede ni respirar.

Todo está oscuro. Ni aunque pruebe tres mil pares de gafas puede ver. Camina muy despacio entre las sombras. Ha perdido el timón.

En la cocina hay una radio. Con el temporal, todos los personajes se han quedado mudos.

Sola en medio del mar, grita, se agita, llora, pidiendo que alguien venga en su auxilio. Nadie responde; sólo un rugido tan fuerte como la ola gigante del mar.

Con el temporal, los saleros se han caído. Un azucarero ha quedado boca arriba y las cortinas de colorines chorrean agua. El tomillo, arrancado del campo, se columpia en un dedal.

Viene la noche. Está triste. Ha cerrado las contraventanas, esperando que todo pase. Intenta dormir preguntado a una vela sin llama ¿hacia dónde me deslizaré? ¿en qué‚ tierras amerizaré‚ y amaneceré?

Cuando todo pasa, amarra su casa barco y haciendo bocina con la mano pregunta :¿dónde estoy?. No hay respuesta. Mira su dedo que había trazado el viaje y lee: Isla de Uldivan.

Alicia sale del barco y se encuentra en la calle. Tiene frío y está llena de barro. Observa la hierba, tiene un verde especial, así como alegre.




Cuando metía la mano en el bolsillo, lo notaba mojado. Apretaba‚ el botón y al llegar donde mis amigas solían jugar a la comba, no había nadie.

Era algo tarde y llovía muy fuerte.






miércoles, 26 de septiembre de 2007

LAS HORAS

La persistencia de la memoria de Salvador Dalí
A la una,

brilla la luna.


A las dos,

sale el sol.


A las tres,

tomo el té.


A las cuatro,

baño al pato.


A las cinco,

me abanico,


A las seis,

viene el rey.


A las siete,

sale Espinete.


A las ocho,

veo a Pinocho.


A las nueve,

voy a la nieve.


A las diez,

no sé que hacer.


A las once,

no me conoces.


A las doce,

damos voces.


Poema hecho pro los niños delTaller de la Fantasía de la Bibliteca de Mejorada del Campo

(Puede que fuera en el año 1991)

martes, 25 de septiembre de 2007

UN PROFESOR MOLÓN


Un profesor molón

juega con el balón

y baila el rock and roll.


Un profesor molón

eso me gusta a mí,

que explicque con ilusión

el idioma guaraní.


Un profesor molón

lo tengo ahora en clase,

no castiga al rincón

y sabe donde el sol nace.


Un profesor molón,

cuenta cuentos en francés

y nos habla del olor

que tiene el amanecer.


(Cuando recito este poema a los niños y niñas, juego con ellos y les digo que ya es hora de examinar al profesor o profesora. Ellos se ponen muy contentos y al final casi siempre la nota que le dan a su profe es un notable o un sobresaliente)

sábado, 22 de septiembre de 2007

LA CASA DEL VIENTO

Es una casa especial y Alicia lo sabe cuando penetra en ella. No siempre encuentra la puerta abierta, pero si adelante el pie y lo consigue, la temperatura de su cuerpo alcanza el estado ideal.

Alicia se tumba en la cama, mira hacia arriba y del techo brota una mancha.

Tiene muchas formas que con el tiempo van cambiando. Alicia puede decir que su olor es húmedo, aunque no sea del todo cierto. Es difícil tocarla, pero adivina un contacto rugoso. Forma varias
tonalidades de marrón y si el día amanece nublado, Alicia abre un poco la ventanilla de madera para que con la luz, el aire, haga el juego mucho más divertido .

En esta mancha marrón cantan los viejos canciones, recitan las niñas romances y , transportada por un ciclón, regresa la Loba Parda , triste y desesperanzada , en la voz de su hermano.

Si sale al balcón, con aire de brisa, contempla los prados donde un burro insulso sopla una flauta por casualidad.

Destapa el tarro de la mermelada y salta un humo aburrido que el aire transforma en: Rubias princesas, guapos mendigos, reyes traidores , moras enamoradas, gigantes muy malos , enanos
valientes, zapatillas rojas , carrozas desencatandas, presagios, palacios ....... y un sin fin de cuento más .

Nace un vendaval y parte en dos el cristal de la ventana.

Adivina adivinanza :

"Campo blanco,
semilla negra,
dos que la ven
uno que la siembra"

Un libro dormita en los surcos de la mesa camilla.

Alicia abre una puerta y entra un tornado de letras que quieren rimar en da, sa, ba, o vo , jo , do o en ir, or, me.

Alicia, intentan atrapar las letras tan locas que juegan, se aman, se enfadan y hasta tiene color. Si está triste se anima y empieza a sentir que merece la pena vivir, entre otras cosas porque sentir, rima con vivir .

En pequeños torbellinos y diminutos remolinos, se ríen se mofan, hacen muecas los trabalenguas, las jerigonzas, las cuchufletas, las chirigotas , los dicharachos y también dos o tres coplas.

Oye ruidos de brindis en las copas de champaña y en la chimenea crepita el fuego. Con la luz de las llamas, intenta leer formas de cenizas grises.

Alicia mira hacia arriba y la casa ordenada en una gran biblioteca, se llena de hojas. Entonces Alicia, tumbada en la cama, se duerme soñando que escribe junto a una minúscula taza de té.

Era siempre el viento el que me llevaba hasta mis amigas. Podía jugar con ellas a la comba, pero yo seguía metida en la casa. Nunca pude apretar el botón para hacer esta casa pequeña.






















lunes, 17 de septiembre de 2007

OTOÑO

(Luz)
Vuelan las hojas

bailando un vals;

aire de otoño

lleva el compás.


Bajan del árbol

hacia la tierra

y cuando llegan,

están ya secas.


Se viste el bosque

del amarillo.


Alguien me ha dicho,

bajo, al oído:


"Desnudo el árbol,

ponte tu abrigo".
Luz del Olmo

domingo, 16 de septiembre de 2007

EL SOMBRERO DEL PASTOR


El sombrero del pastor,

es de paja

y quita el sol.


Corre campos,

corre prados,

y cuando hace aire,

de una vuelta

a los tejados.


El sombrero del pastor,

vigila las ovejas

y no tiene reloj.


El sombrero del pastor,

todo el día

dureme al sol

y por la noche,

se que queda quieto

en su rincón.

(Dedicado a mi tío Eusebio que fue pastor)

Luz del Olmo


UN BALÓN


Un balón que soñaba

dormido al sol,

lo despertó el jugador.


¡Uf, qué dolor!

se quejó el blaón,

pero nadie le oyó.


Luz del Olmo

viernes, 14 de septiembre de 2007

UN TREN VIEJO Y FEO


(Me anima mucho el saber que mis poemas se leen en algunos colegios y también el comprobar que de diferentes partes del mundo, vienen a visitar este blog, así que seguiré escribiendo aquí y con mayor entusiasmo. Gracias a todos mis lectores y lectoras)


Un tren viejo y feo,

quedó triste en el paseo.


Un anciano sin dinero,

se acercó al tren

y haciéndose amigos

comenzaron un largo camino.


A veces charlaban,

a veces reían,

y cuando sus penas,

ellos se contaban,

los dos muy bajito,

lloraban, lloraban.


Visitaron países,

repletos de sol,

llegando a ciudades

llenas de carbón.


Se acercaron al mar,

cruzaron sus playas

y muy divertidos,

subieron montañas.


Conocieron hombres

de muchos colores.


Hiciedron amigos

y algún enemigo.


Vivieron contentos

miles de aventuras.


Aguataron aire,

sol y lluvia.


Llegaron cansados,

al mismo lugar

para esperar,

lod dos juntos,

el gran final.


(c) Luz del Olmo

jueves, 13 de septiembre de 2007

ALGAS MARINAS


ALGAS MARINAS

Dentro del mar
A veces,
Quisiera mirar
Por ver:

Palmeras marinas,
Sargazos, algas azules
Y coralinas.

A veces
Quisiera saber:

Qué sientes, qué tienes,
Si ríes o lloras,
Si juegas o sueñas.

Dentro de ti
O del mar
Es difícil de estar.
Luz del Olmo

martes, 11 de septiembre de 2007

UN FIDEO

UN FIDEO
se quedó
solo en la sopa
por feo.


Un niño no lo quiso comer
y ahora en la basura
se le ve.


¿Qué hago yo aquí
(se pregunta sorprendido)
entre monta de patata,
porquería y tanta lata?


Tengo que salir
y a algún sitio
me he de ir.


No me esperan amigos,
no me espera nadie,
pero aquí encerrado
me falta el aire.


El fideo
salió del cubo
como pudo
y se marchó
a recorrer el mundo.

Luz del Olmo

(Me han comentado que hoy, este poema lo han leído en el Colegio Público Los Venerables de Burgos y además le ha hecho varios dibujos. Me gustaría poner aquí alguno ¿ésto es posible?

sábado, 1 de septiembre de 2007

FLORES QUITAMERIENDAS


Las praderas estaban llenas
de flores quitameriendas.

Eran flores
amarillas y moradas.

Eran flores que florecen
cuando no florece nada.

Eran flores
del verano ya agostados.

Eran flores
del otoño no empezado.

Eran flores anunciando
lo cercano a la vendimia.

Eran flores señalando
lo pequeño de los días.

Me gustaban esas flores,
las flores quitameriendas
que nacían en los prados
donde ahora hay carreteras.

Luz del Olmo

domingo, 12 de agosto de 2007

LA CASA DE LOS ESPEJOS

Cuando Alicia abre la puerta, la reciben espejos de lunas blancas

Manos de personas invisibles, luchan por conseguir una manzana tan
pequeña que parece un alfiler.

Todo está multiplicado por mil, hasta los cuentos de la abuela
que está sentada en la hamaca del rincón .

La niña mueve los ojos y le responden otros muchos que la miran desde arriba, desde abajo y en el lado de la lámpara.

Todo es gris y por la ventana de la noche ha entrado un murciélago con un cigarro en la boca.

Tiene tanto miedo que no puede huir. Nadie la escucha y al coger un libro, toda la estantería desaparece en los cristales.

Se ha quedado sin zapatos y la escoba de la bruja, le peina el pelo. Quiere llorar, pero el perro de porcelana que hay encima del radiador le escupe en la cara.

Se han muerto todas las plantas de la habitación azul. Dos muñecas improvisan un ballet en el hielo de la chimenea. Los bolígrafos no escriben, se ha congelado la tinta. Una rana de cristal patina en la mesa.

Alicia huele a frío y lo toca con las manos .

Busca la puerta de salida, y, está tan aterrorizada que no encuentra la hora. Los relojes hace tiempo que se pararon en las cien.
Sube a la terraza por ver si encuentra un trocito sin reflejos. Una nube le sonríe. Da un salto y vuela por el hueco del tejado.


Aquel de día me fui con el sol de invierno. Muy nerviosa, metí la mano en el bolsillo, conseguí encontrar el botón e hice la casa tan pequeñita que estuve tres días sin poder mirar la fila
de árboles pequeños que hay cerca de la casa sin tejado
.

martes, 31 de julio de 2007

EL GIRASOL

Luz
Se gira al sol
el girasol.

Mira al cielo azul,
a los trigales,
a los viñedos,
y las planicies,
de campos nuevos.

Se gira a mi
el giraluz
y todo es:
amarilloverdeazul

Un pájaro bebe
junto a una fuente.
Su canción es una flor.

Se gira al sol
al sol de agosto
el girasol lleno de luz.

Luz del Olmo

lunes, 23 de julio de 2007

EL MAR CONTABA HISTORIAS

Luz
El mar contaba historias
a los barcos que pasaban

Rizaba el aire las olas
y en cada rizo
llevaba una historia .

Érase una vez
los peces de colores,
La lucha del bucanero,
los cantos de las sirenas
en las islas de coral .

El juego de las algas.

Erase una vez
Erase una vez

La luna miraba al mar
queriendo escuchar la historia
mas el viento sólo dejaba
muchos rizos en el agua.

Pasó el pájaro de la noche
y extendió sus alas.
La luna recibió entonces
todos los cuentos
que el mar
en las noches de madrugada
a los barcos les contaba.
Luz del Olmo

viernes, 20 de julio de 2007

UNA CASA CON JARDÍN

Luz

No recuerdo la hora, pero estoy segura que siempre sucede por la tarde. Un monte de tierra blanca puede servir de asiento. A veces crece la hierba, otras no.

El rito consiste en: andar despacio, no pensar en nada y al llegar mirar la fila de árboles pequeños que hay cerca de la casa sin tejado, meter la mano en el bolsillo y apretar el botón para hacerlo todo grande. Requisito indispensable: estar sola.

UNA CASA CON JARDÍN

Cuando Alicia abre la puerta, nunca sabe lo que va a encontrar.

De un grifo pueden salir huevos de avestruz y del cesto de la
fruta un muñeco de muelles que da saltos por encima de la mesa.

Si está cansada, busca una silla que no existe, pero a cambio,
una lámpara azul la coge en brazos, le canta una nana y la deja
dormida. Cuando despierta, tiene hambre, por eso, baja a una
cocina que cambia de lugar cada vez que pisa las baldosas. Como
nunca llega, viene un plato en forma de camarero y le ofrece, en
una piscina pequeña, zumo de chocolate.

Puede salir al jardín y encontrar un juego de ajedrez. Las fichas
las transportan mariposas. Nunca ve a los jugadores.

O puede mirar en el salón, como una especie de bastón ensaya
pasos de baile hasta que una voz le ordena pararse. Jamás se
vuelve a mover. La misma voz pide silencio y centenares de
cuadros desfilan por un pasillo que cada vez se hace más largo,
más largo ....

Si pulsa un botón naranja, máquinas de escribir suben y bajan
las escaleras, hasta dejarlo todo limpio.

Se prohíben flores de papel, objetos de plástico y bobinas de
hilo .

Se aceptan todos los sonidos y en especial, los zumbidos de las
moscas.

En un rincón huele a hierbabuena y en la habitación de arriba,
un dinosaurio sueña en francés.

Alicia sabe cuando es la hora de salir. Lo más fácil es el camino
hacia la puerta.

Porque llegaba la noche, me tenía que ir. Apretaba el botón para
hacer la casa pequeña y metiéndola de nuevo en el bolsillo, me
acercaba al lugar donde mis amigas jugaban a la comba.

Luz del Olmo

domingo, 8 de julio de 2007

POEMA A JULIO

(Aunque este poema lo escribí hace ya muchos años, hoy quiero dejárlo aquí porque, hoy,8 de julio, es el cumpleaños de Julio. Felicidades.)

POEMA A JULIO

Julio desea un poema.

Tengo tres temas:

Desea ser pájaro
con alas para volar
y subido en una nube
mirar la tierra y pensar.

Desea tener el sol
en invierno y en verano
poder dormir con el viento
y bañarse todo el año.

Desea tener amigos
amigo con quien hablar
de algunas de estas cosas
y otras que aquí no están.

Luz del Olmo

domingo, 1 de julio de 2007

LA CASA DE LA MÚSICA


Escribí unas prosas poéticas que titulé Las casas de Alicia, después, con el tiempo, hice una obra de teatro basada en estas casas que fue representada por los niños y niñas de Velilla, dirigidos por Rodolfo Serrano. Más tarde la convertí en novela. Esta novela la presenté al Premio Lazarillo y quedé finalista. La he intentado publicar en alguna que otra editorial de literatura para niños, pero no lo han creído conveniente. Es un juego que yo tenía de pequeña. Me sentaba en una piedra, que aún existe, y mirando el paisaje imaginaba que tenía una casa en el bolsillo de mi vestido a la que apretaba un botón, la hacía grande y pasaban cosas maravillosas.

Hoy he empezado a leer " Los Cuentos de la Abuela" de Kety Morales, editados por "Tal Vez", la editorial de mi amigo Pedro Talaván y al finalizar el primer cuento, me he acordado de mis prosas poéticas. Por eso dejo aquí este texto.



LA CASA DE MÚSICA

Para Alicia el entrar, es no querer salir. Por eso elige el miércoles y nunca falta a la cita. Ese día, se viste con los zapatos nuevos y se pinta un lunar muy cerca de los labios.

Cuando llega, las puertas, como dos mayordomos, se inclinan ante ella. Rayos de soles suben y bajan y entre cascadas, canta una voz.

Una flauta mágica enamora el aire. Suenan celosos los clarinetes.

En el salón del ángulo oscuro ha quedado una guitarra acompañando al arpa.

Los papeles de una sinfon¡a se olvidan muy cerca del piano.

Do , Re, Mi, Fa, Sol , La ,Si; son como un cuadro de colores invisibles ,o un otoño de letras barridas por el viento.

En un compás de dos por cuatro hay silencios con corcheas , semicorcheas, fusas y semifusas... Las redondas, ¿dónde est án?

Alicia, deja los poros abiertos y se abanica con todas las sensaciones concentradas en la emoción de un lágrima, una sonrisa y estados de ánimo muy semejantes a las noches de luna llena.

Todo el silencio de las miradas se juntan en el hombre de los dos platillos. El tambor redobla, recordando, el trotar de los caballos . A lo lejos, suavemente, toca un viol¡n .

El mundo está bien hecho y Alicia respira su armon¡a , sentada en el sillón.

Cuando ya no se oye ni el sonido de la golondrina con tristeza y alegría Alicia se va. Los mayordomos amablemente la invitan a salir y sin quererlo se encuentra en la calle.



Me gustaban los miércoles cuando empezaban, pero inevitablemente deb¡a apretar el botón , hacer la casa pequeña para poder jugar con mis amigas. En el camino, casi siempre me rozaba, el aire de un pájaro.

Luz del Olmo

sábado, 23 de junio de 2007

CONVERSACIONES CON MI GATA


NAHUAL


-Ya sabes que cuando quieras puedes venir a verme. Nos podemos encontrar aquí, en el Río de las Piedras. Habrás observado cómo vengo todos los días sobre estas horas. Juntos miraremos los atardeceres rojos que se forman detrás de esas montañas tan altas. El pico de allá arriba es el Yerupaja.

Si te portas bien, te podré dar un poquito de pescado. No creas que va a ser fácil. Toda mi familia depende de la cantidad de peces que lleve a casa. Me necesitan para darles de comer. Somos muchos hermanos. Yo estoy en el medio. Aquí donde me ves, acabo de cumplir los ocho años.

Hace unos meses, mi hermano mayor de doce, me enseñó cómo debo meterme en el río sin mover un solo músculo y esperar que los peces se acerquen a mí, después muy lenta y suavemente cogerlos con todas mis fuerzas y a la vez con suavidad, que eso es lo difícil, para inmediatamente, salir del agua y echarlos en el cesto.

Unos días son más afortunados que otros. Si los peces son muy grandes, no puedo con ellos y otras veces, si están muy escurridizos, se me escapan de las manos. Entonces tengo que esperar un rato muy largo hasta que vuelven a aparecer cerca de mí.

Calla y no te muevas. Estoy a punto de atrapar uno. ¡Qué contentos se van a poner padre, madre y el chiquitín Tupac!

¿Sabes? Creo que tengo mucha suerte. Vivimos todos en mi familia. Maria Emma y Atahualpa, mis dos amigos, han perdido a sus padres. No sé muy bien que ha pasado pero debió ocurrir algo grave porque María Emma, que siempre ha sido la más habladora de todos, se ha callado y no ha habido forma de hacerla hablar, ni sonreír. Atahualpa, por el contrario, no paraba de llorar.

Hace unos días vino por aquí el Padre Luis y se llevó a mis amigos a la misión. Yo sé que ellos van a estar muy bien. Me gusta cuando el sacerdote viene y pone la mano en mi cabeza, después dice con una voz muy cariñosa:

- Nahual qué majo eres. Tan pequeño y tan responsable.

He estado sin hablarte un rato porque era muy importante que los peces no sintiesen ningún movimiento ni sonido extraño y ahora ¿ves? ya tengo uno ¿A qué es grande?

Si quieres podemos sentarnos aquí un ratito y descansar un poco. Déjame que te acaricie tu pelo rojo. Se parece un poco, sólo un poco, a los colores que va formando, nuestro Dios Intí, el sol, al ocultarse en las montañas.

Cuando sea mayor me gustaría saber pintar. Pintaría este río, las flores y los árboles. Mi cuadro estaría lleno de azules, como el cielo, violetas como los atardeceres, y sobre todo tendría el color amarillo. ¡Me gustan tanto las flores amarillas! Por supuesto no faltaría el color verde. ¿Qué sería del río si no existiese este color?

No te enfades, que en el centro del cuadro estarías tú comiéndote este pez que acabo de pescar. También pondría por encima de las nubes ese cóndor que ahora pasa por aquí. Míralo, es muy bonito. El viento de los alisios no tiene color, pero también estará en el cuadro.

Ya veo cómo te relames con sólo decírtelo. Por ahora confórmate con un poquito de esta aleta y no se te ocurra decirlo a nadie. Es peligroso para ti y para mí.

Mañana, si quieres, puedes venir otra vez sobre estas horas. Te espero siempre con una condición: no le digas nunca a nadie que Nahual te da un trocito del pescado que él pesca.

Adiós. Hasta mañana. ¿Ves? me he hecho una ocarina que toco cuando vuelvo a casa, como hoy, contento. ¿Quieres oírla? ¿A qué suena bien?

Espera. No corras. Necesito llamarte de alguna forma. Eso de gata no me gusta. Tú eres especial. Ya sé, te bautizo con el nombre de Ayllu, porque somos incas, formamos toda una unidad familiar y vivimos en Perú.

Luz del Olmo

NANA A MARIO

Mece la luna
mecen los campos,
el llanto dulde
del niño Mario.

Se dormirá
se dormirá.

Canta la nana
una mamá,
que ríe y piensa
en su papá.

Duérmete Mario,
duérmete ya,
la luna tiene
sueños de mar.

Brillos de noche
vienen de lejos,
se aceran tímidos
por los espejos.

Duérmete Mario,
duérmete ya,
el sopor llama,
hazlo pasar.

Está dormido
el niño bueno,
se calla el llanto,
se duerme el sueño.

Luz del Olmo

lunes, 18 de junio de 2007

jueves, 14 de junio de 2007

NANA

NANA PARA EL NIÑO ENRIQUE

Siempre dormido
el niño Enrique,
no busca nanas
que lo acaricien.

Mamá Cristina
está contenta,
ella lo arrulla
y lo alimenta.

Su hermano Mario
lo ha acunado
y el niño Enrique,
se ha despertado.

Luz del Olmo

miércoles, 6 de junio de 2007

LAS AMAPOLAS

Luz
Las amapolas

están cantando

en el trigal.


Se han puesto rojas

de tanto gritar.


Los capullitos

muy enanitos

se balancean

muy despacito

y el aire lleva

verde el compás.


Hay olas grandes

rojas y verdes

en el trigal

sábado, 26 de mayo de 2007

POEMAS QUE CUENTAN HISTORIAS DE ANIMALES

Regina Silveira

Están aquí las moscas
con sus alas de cristal,
las patitas de alambre
y ganas de molestar.

Vienen las muy golosas
al azúcar y la miel,
se comen las cerezas
y las uvas en pastel.

Pican fastidiando,
en los brazos y los pies,
si das un manotazo,
ellas vuelven otra vez.

Iros, moscas saltarinas,
con vuelos cortos de papel,
que sois tan empalagosas,
como la miel que os comeis.

Luz del Olmo


La gallilna
Rosalinda
pone huevos,
come harina.

Por las tardes
sale fuera
del corral
y muy dispuesta
comienza a andar.

Da un paseo,
saluda a un viejo,
ve a un niño,
le hace un guiño.

Corretea
hasta una piedra,
da un salto,
largo... largo...
y después vuela.

Subida
en la bardera,
cacarea
a sus compañeras.

Luz del Olmo

(Imagen cogida de la web de los Pueblos de España- Pardilla)


Un gato ha pintado
un garabato
con su pata
y su zapato.

Luego mira y remira
su cuadro.
Se lame, se relame
y muy conento
se va calle abajo.

Luz del Olmo

Luz
LA TORTUGA ALBERTA
Tan lena como el agua
cuando el río se ensancha.
Vieja como las piedras
que habitan las iglesias.

Callada como el vuelo
que lleva el murciélago.

Callada, vieja, lenta
es la tortuga Alberta.

Estará siempre aquí
en este ancho jardín.

Esperando poetas
que se inspiren en ella.
Luz del Olmo


LA VACA DE MI ABUELA

La vaca de mi abuela
ya no tiene leche,
el ternerito no puede
tomar ni un sorbete.

¡Pobre ternerito,
no tiene qué comer!

Y mi triste abuela
no sabe qué hacer:

Dos niñas muy buenas
le llevan la hierba,
a ver si con ello
la vaca se arregla.

Parece que come
y está más contenta
parece le sube
la leche a las tetas.

Se esconde el ternero
cerca de mamá
que preñada de amor
le da de mamar.

Luz del Olmo